Bestiario

Como si fueran clavos

Héroes NO bienvenidos
 

El Daño de Fulvinter, como se llamó a la explosión de magia descontrolada del dragón, pervirtió la vida de las islas. Ahora el Taimado Rival tiene un ejército a su disposición,... aunque no es exactamente como lo imaginaba.

Skreppa

Nifelheim

A pesar del tamaño de su cráneo, los skreppa son seres bobalicones que solo saben envestir. Su característica nariz roja se debe a los reiterados golpes producidos con sus embestidas desde lechones.

Se les puede encontrar en libertad especialmente en Nifelheim, cerca del cubil de Fulvinter. El dragón los tiene en gran estima, sobre todo a la hora de la cena.

Svamp

Jotunheim, Nifelheim

Creciendo en la umbría húmeda del glaciar, embriagados de la magia que desprende Fulvinter, en realidad, los svamp son unas pobres criaturas desgraciadas: cuando el dragón ruge, los cristales de hielo caen como una lluvia de flechas sobre sus sombreros, El impacto es tan violento que la falta de una boca para expresarse les hace saltar del terreno. Huérfanos de raíces y boca, tampoco encuentran descanso en el suelo helado de Nifelheim y emprenden una eterna marcha hasta que algún ser termina por reducirlos a esporas de nuevo.

Feiknott

Nifelheim

Son unos pájaros miopes que vuelan bajo para poder ver a sus presas. Las malas lenguas sugieren que su cercanía a la tierra se debe al peso de sus orondas posaderas. La falta de visión también les hace confundir a las personas con nidos donde poner sus huevos, con los consiguientes problemas de reproducción (legendarios de la especie) y de escasez de comidas rebozadas en la dieta de los yssladrileños. Las mismas malas lenguas aseguran que eso de ir poniendo huevos sobre las cabezas de la gente tiene que ver con una incontinencia imperiosa. Tan magno apéndice para tamaña disfunción. No sabemos cómo han sobrevivido a la evolución; eso sí es magia

Fulvinter

©2020 8Pícaros